Inmigración Americana en Baja California

Veinte años después, se han organizado varias empresas de colonización, de las cuales las principales eran las siguientes: The Peninsula Plantation (La Plantación de la Península) y Homestead Association (La Asociación de Hacienda), las cuales obtuvieron un gran terreno fértil a lo largo de la Bahía Muleje, ofreciandole a los pobladores actuales 30,000 acciones, a 16 dólares cada uno, en 1870; the Gulf of California Commercial Company (la Compañía Comercial del Golfo de California), una segunda asosiación de la colonia de Muleje, se formó en San Francisco en 1871; the Colorado Hemp Company (la Compañía de Cáñamo de Colorado), que en 1874 envió a un grupo para cultivar el cáñamo con la ayuda de los indios; the Guaymas and Muleje Trust Company (la Compañía de Crédito de Guaymas y Muleje), formada en San Francisco en 1880 para plantar caña de azúcar, para la cual 36,000 hectáres fueron concedidos a Keely & Co. (Keely y Compañía).  Estos y otros proyectos menores bajan el registro al periodo desde el acto de colonización de México del 15 de diciembre de 1883, el cual invita a ciudadanos de naciones amistosas a establecerse en México y compartir en las ventajas de sus ricos recursos.  El gobierno también les ha ofrecido ciertas subvenciones a las compañías colonizantes, principalmente tomando la forma de subvenciones de tierras grandes, acompañadas con exenciones, para inducir la inmigración de una clase deseable de extranjeros.  La ley en cuestión también provee liberalmente  para la partición y la distribución de las tierras públicas.

En vista de estas condiciones favorables, la Compañía Internacional de México ha adquirido un título completo y perfecto a 18,000,000 acres de tierra en Baja California, la cual toda ha sido debidamente contemplada por la compañía, para la cual se adquirió el servicio sin costo adicional a un tercero de la extención, las dos terceras partes restantes siendo adquiridas por compra.  El territorio de la Compañía Internacional comienza en la línea divisoria nacional, quince millas al sur de San Diego, y se extiende unas 300 millas más hacia el sur, cubriendo la región entera entre el Océano Pacífico y el Golfo de California.  La anchura media del distrito es de 100 millas.

Estas tierras fueron adquiridas como sigue: Tres contratos con el gobierno méxicano, en la forma de concesiones, eran, con el consentimiento y aprobación del gobierno mensionado, transferidos a la Compañía Internacional por los concesionarios respectivos, T. Garcia, A. Bulle, Louis Huller, et al.  Por estas transferencias los territorios inmensos de estos grupos en Baja California fueron adquiridos por la corporación, debidamente incorporados conforme a las leyes de Connecticut el 3 de abril de 1883, con el nombre de “La Compañía Internacional de México” y con una capital de 500,000 dólares realmente ingresados.  A esta compañía el gobierno méxicano le hizo una concesión que otorgó poderes abundantes el 21 de julio de 1884, bajo las cuales la compañía actúa ahora.  Bajo los términos del contrato, la compañía está obligada a colocar un número de colonias dentro de un período decidido, y el setenta por ciento de los pobladores pueden ser extranjeros.  El gobierno méxicano no está bajo ninguna obligación de expedir a la empresa por subvenciones o privilegios aparte de los ya citados.  Los gastos de dinero deben ser cumplidos por la compañía o por los pobladores.  La compañía ha estado ofreciendo sus tierras al público a cambio de dinero en efectivo o a tiempo.  La ciudad de Ensenada va ser la base de operaciones y la oficina central de los ferrocarriles peninsulares y las lineas de buques de vapor.  Un ferrocarril sale de San Diego a Ensenada y a San Quentin, y el otro sale a San José de Guatemala.  Una línea de telégrafo ha sido construida entre San Diego y Ensenada, la ciudad en cual se han comenzado trabajos de irrigación extensos, se ha construido un hotel fino, y otras preparaciones han sido hechas para la gran inmigración esperada.

Debido a algunos errores de la administración, la compañía fue colocada por un tiempo en una posición falsa, implicando dificultades temporales.  Recientemente se ha hecho un cambio de administración, por la cual los asuntos de la compañía descansan en las manos de grupos con experiencia, apoyados por la capital abundante, quienes ajustan rápidamente sus preocupaciones sobre un plan seguro y satisfactorio.  El gerente, o agente, residencial de la compañía es el Capitán B. Scott (de los Ingenieros Reales) de Ensenada, Baja California.

Hay varios americanos en Baja California, aparte de aquellos introducidos por las compañías, que han adquirido posesiones individuales de la tierra, las cuales ellos encuentran dignas de la alabanza entusiástica y de cuyas ganancias futuras ellos tienen grandes expectativas.

Además, hay otros proyectos de colonización en contemplación, la colonia siendo establecida sobre la tierra controlada por el General Eli H. Murray, el ex-gobernador de Utah.  Esta tierra, que es conocida como Palm Valley (Valle de Palmas), se encuentra cerca de la línea fronteriza norteña, hacia el interior, sólo unas pocas millas del Condado de San Diego.

Leave a Reply